Archivos de categoria ‘vinos rosados’

Rosé Elea – Domaine St. Diego

Viernes, Octubre 24th, 2008

Vino joven, chispeante, ágil y atrevido

Sus finas burbujas danzan a lo largo de la copa estallan en la superficie y exaltan su aroma frutal. De color frambuesa madura .

Su perfume delicado de la fermentación trae recuerdo de confitura y pan dulce de Navidad. Sabor seco, refrescante, de buena acidez y un divertido chisporroteo de burbujas, que pican en el paladar.

Un enjambre de sensaciones para disfrutar momentos de primavera y verano. Ideal con la comida oriental, las ensaladas verdes con quesos blandos, arroz con mariscos, tapas mediterráneas, macedonias de fruta y la gente joven o la adulta con corazón de joven.

Una copa flauta de nuestro espumoso ROSÉ ELEA, es una explosión de vida para atardeceres en el mar, en los viñedos, un picnic en las sierra , la salida de la oficina, la previa de un asado criollo , la vuelta de un día de pesca, la nieve polvo de primavera, la navegación a vela o por Internet, la llegada de gente amiga. El final de una obra literaria, la luna llena, la nueva, el cuarto menguante y el creciente

Siempre, siempre, pero nunca solo ni a solas.

Un vino rosado naturalmente espumoso, elaborado a partir de uva Malbec, con maceración corta de una noche.

Con tapa corona para conservar mejor su juventud y el audaz estilo innovador.
Alcohol 12,3ºGl, Acidez 6g/l. Seco, fresco, crocante .

Rose Elea - Domaine St Diego

Fuente: Domaine St. Diego

Noticias de Domaine St. Diego

Viernes, Octubre 24th, 2008

Nos comunica Angel Mendoza que se esta terminando la estiva de PURA SANGRE 2003 y que solo restan unas 200 botellas. Poniendo a la venta la añada 2004 que fue envasada en Julio de 2007.
Más de 12 meses durmiendo en la cava a 13ºC. Su estilo no cambia pero algunas notas especiadas definen una personalidad original, parece más esbelto, más elegante, menos brioso, más francés.
Nos comenta además que han cambiado su botella al modelo standard de las cristalerías, la bourdeos alta verde esmeralda. Lamentablemente la clásica bourdeos cónica ámbar, se dejo de fabricar a partir de 2006.
“Lo importante es el vino, y esta delicioso”, agrega Angel.
Esta botella es más práctica, porque aprovecha mejor la estiba y la simetría en el etiquetado.

También, como novedad, se propone un divertido vino espumoso llamado ROSÉ ELEA – BRUT XERO. Fue diseñado pensando en el color de los labios pintados de una mujer. Lo llamaron ELEA, como su primer nieta.

ROSÉ ELEA es un vino joven, jovial, atrevido, obtenido por una corta maceración de uva Malbec. Fermentado a baja temperatura y espumantizado al final de la fermentación, en un tanque cerrado de acero inoxidable (método Charmat).
Sus finas burbujas, explotan en la boca, refrescando el paladar y exaltando su carácter varietal.

Fuente: Domaine St. Diego

Los vinos rosados

Sábado, Diciembre 1st, 2007

El vino rosado es un vino tinto con poca maceración. El vino tinto tiene ese color porque se maceran los hollejos de las uvas negras, que contienen el “colorante”, junto con el jugo de las mismas. De esa manera el jugo, amarillento, se “tiñe”. Ahora bien, si la maceración dura veinte días el color será intenso (vino tinto), si es de un día, apenas tenue, dando como resultado un vino rosado. Este es el único vino rosado auténtico. La mezcla de blanco y tinto, que existe para bien o para mal, según el resultado del caso, dará otro vino que, de ninguna manera, puede llamarse “vino rosado”. Por ejemplo, el Champagne rosado es fruto de un corte, es decir que a la base de blanco Chardonnay se la colorea con el agregado de tinto Pinot Noir o Pinot Meunier. Este procedimiento, que debiera ser una exclusividad de dicho vino, es utilizado lamentablemente en otros.

Las tonalidades del vino rosado son muchas y sutiles. Dependen de la variedad de la uva, el tiempo de maceración y los deseos del elaborador.

Es interesante destacar que el nombre francés, rosé, se ha generalizando bastante en todo el mundo. También suele agregarse el nombre del cepaje utilizado, rosado o rosé de Cabernet, Malbec, Merlot.

No podemos negar que el rosado es un vino “difícil”, porque está lleno de sutilezas en el aroma, el sabor, el color. No es de fuerte intensidad en ninguno de dichos aspectos, sino que cada uno debe ser apreciado básicamente por sus matices.

Pruébelos como aperitivo, con arroz, con pollo o mariscos, con pastas con salsas de tomates, o con vegetales.

Como referencia, la temperatura de un vino rosado debe ser inferior a la de un vino tinto (16/18º) y superior a la de un blanco (8/10º).